Meditar y Reflexionar

Liberación del espíritu con el pensamiento y sentimiento puro. . . .

    Meditar es permitir que la mente se libere de su interminable parlar en la procura de sobrevivencia y autoafirmación del ego. Es atención pura aquí y ahora en la procura del silencio interior adonde reside nuestro Ajustador.


Sin meditación, no existe evolución espiritual. Ni siquiera evolución del Universo. La Meditación es la fuerza misma de la existencia, en la cual podemos penetrar y participar plenamente de ella.

Todas culturas ancestrales han desarrollado diversos métodos tanto para el contacto íntimo con las fuerzas espirituales a través de la naturaleza, los elementos y energías universales, que han dado lugar a las religiones, creencias y también supersticiones, como igualmente para llenar el vacío interior que la especie humana debe llenar para lograr la Realización Plena de la Existencia o Realización del Ser.

Existen muchos tipos de meditación, sistemas, métodos, unos más misteriosos o difíciles que otros, más, al final, todos convergen en uno sólo: propiciar que las ondas cerebrales se encuentren quietas para que se haga la no mente racional, luego penetrar en la mente superior y Sabiduría para fundirse con la Existencia.

El método para meditar tiene una importancia relativa y obedecen más a condicionamientos culturales o adaptabilidad del practicante o formación de su Maestro. La energía del lugar ayuda en las prácticas pero no es estrictamente necesario ir a una cueva en las montañas para lograr los objetivos.

Se puede meditar inclusive en medio de ruido y del tráfico de las grandes ciudades. Para el meditador todo es Uno y debe vencer toda situación por muy contraria que esta sea. El poder mental se incrementa significativamente.

El mundo material es maya según los hindúes. Maya es ilusión, el sueño de Brahma. Nada tiene existencia real sino se comprende el Todo. Para comprender al Todo se tiene que estar en el Todo. El Todo o Absoluto, es la misma Divinidad, sea cual fuere el nombre que se le quiera dar.

No se trata de pensar con la mente común, sino de subir a un nivel más elevado en donde la Sabiduría y el silencio es la característica. El hecho de filosofar, de pensar sobre determinado tema no es meditación. Mas bien es el no pensar, el dejar que el nivel más elevado de la conciencia fluya libremente.

Con la meditación se consigue la calma, la paz interior, sabiduría. Equilibrio de las fuerzas interiores. Se amplía el panorama del mundo material viéndose las cosas en otras dimensiones que dan mejores soluciones o tiempo a los problemas más difíciles.

Mejora el sueño, la creatividad, sensibilidad. Se entiende el porque de la existencia. Se acaban las preguntas y se ingresa al mundo del sentir más que del analizar. Se vive realmente.

Todo sufrimiento se hace mucho más corto. El odio y todas las bajas pasiones duran mucho menos que antes de las prácticas.

Por supuesto, el fin más importante es el de evolución espiritual, el desarrollo de la percepción de los mundos más sutiles que cohabitan con nosotros paralela y conjuntamente.

La palabra meditación deriva del latín meditatio para significar un tipo de ejercicio intelectual. Sin embargo, en occidente es equivalente a la contemplación. La meditación en oriente se distancia totalmente de la mente intelectual. Nosotros utilizamos el término meditación en el sentido oriental.

No es necesario que la meditación tenga propósitos religiosos, ya que muchos buscan sus beneficios físicos y mentales, inclusive en encontrar respuestas a las grandes interrogantes de la humanidad mucho más allá del razonamiento e intelectualidad, ya que la meditación se hace en la mente superior. Muchos descubrimientos se han realizado en templos taoístas de China y Japón, incluyendo a la informática y física cuántica.

Se encuentra demostrado que la meditación mejora el sistema inmunológico, la concentración, la paz interior, el estrés, nerviosismo y el equilibrio hormonal.

La meditación zen, practicada en muchos países y con origen en Japón, manifiesta que la meditación es la condición natural de la naturaleza humana. Esta condición se hace imperceptible debido a las ocupaciones mundanas. Una vez repuesta esta, se devuelve a la persona a su estado original en contacto con el Absoluto.

La meditación tiene una gran importancia dentro de las religiones o prácticas de oriente y medio oriente, tales como el taoísmo, budismo, hinduismo, sufismo.

La contemplación cristiana es una práctica que ha dado muchos santos y milagros al mundo occidental.

En Europa con el surgimiento de la wicca y el druísmo la meditación se hace muy importante para el contacto con la Divinidad.

La evolución sigue el fluir del Universo. Los minerales evolucionan y para ello tienen que dejar su esencia. Un mineral no puede aprovechar el universo de manera plena. Por ejemplo: no pueden utilizar el proceso de la fotosíntesis a pesar que el Sol siempre está presente. Existen algunas algas que son un híbrido entre el mundo mineral y vegetal que producen una especie de petróleo. Esto es un mineral que alcanzó el próximo paso evolutivo, es un mineral que practica meditación.

Sin meditación no hay evolución posible. El Universo está en constante meditación.

Los vegetales son mas evolucionados que los minerales, ya pueden fluir mejor con el sol, la luna, las estrellas. Tienen existencia mas plena que los minerales. Aprovechan el agua más allá de la simple oxidación de los minerales. Pero no tienen movimiento libre. No pueden ir al río y beber agua para luego retornar a su sitio. Para evolucionar tienen que transformarse y adquirir su próximo paso evolutivo. Existen pequeños insectos que tienen forma de ramas otros de hojas. Igualmente, plantas con movimientos y hasta carnívoras. Estas son plantas mas evolucionadas. Mas libres. Que hacen uso del Universo con mayor posibilidad que los minerales y los otros vegetales.

Los animales son mas evolucionados que los vegetales, ya tienen movimiento y su instinto es mucho más libre en el universo. Se pueden ir a muchos lugares que las plantas y árboles no pueden. Su próximo paso evolutivo es ir mucho más allá del instinto. Muchos animales tienen inteligencia y son más avanzados que los que tienen sólo instinto. Los animales mas evolucionados son aquellos que dejan el instinto por la inteligencia.

El ser humano tiene inteligencia. Es mas evolucionado que los animales instintivos. Para poder evolucionar tiene que dejar la inteligencia para adquirir la Sabiduría. La Sabiduría es el próximo paso evolutivo de los seres humanos. Para lograrlo es necesario la meditación. Esto es el fluir por el universo. Desde los minerales hasta los diversos estados de conciencia y vibraciones sutiles que el simple ser humano no puede percibir.

Con la meditación, se puede sentir el universo en plenitud.


Fuente: http://www.controlvital.com/meditacion.html

NICOLAS MUT- CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD

Comments